Centro de Estudiantes de Medicina  inauguró huerto medicinal

  • Fue sembrado por los propios alumnos, en el patio de la Facultad de Medicina de Ejército 141.

Cumpliendo una promesa, de éste y del anterior Centro de Estudiantes de Medicina (CEMED-UDP), fue inaugurado el Huerto Medicinal, en el patio de la Facultad, de Ejército 141.

“El Huerto Medicinal UDP es un proyecto ideado por el Centro de Estudiantes de Medicina del período anterior, el cual no logró concretarse en todas sus fases, quedando un proyecto a medio terminar. Entre las promesas que hicimos cuando asumimos como CEMED 2016-2017, se encontraba finalizar este proyecto, pues también va de acuerdo a nuestros ideales. El proyecto consiste en la realización de un huerto realizado por y para los estudiantes, usando exclusivamente plantas medicinales”, explica Diego Lastra, presidente de CEMED.

Sobre el sentido del huerto, Diego explica que tiene un doble objetivo: “Decidimos usar plantas medicinales para recordar la raíz de donde vienen los medicamentos que usamos hoy en día… para conectarnos y reflexionar sobre los entendimientos que tenemos hoy de la medicina, la salud y la enfermedad. Para entender el huerto como una forma de “medicina del territorio” y devolverle la salud al suelo de nuestra Facultad; y también con el fin de sentirnos -como estudiantes- más pertenecientes a nuestra Facultad y Universidad, embelleciendo el espacio, trabajando en conjunto y formando lazos de amistad y compañerismo”.

Para elegir las plantas medicinales que se utilizarían en huerto los estudiantes se asesoraron con un especialista en recursos naturales renovables, ya que, otro elemento importante a considerar para asegurar su sobrevivencia es que fuesen de fácil cuidado y considerando el espacio donde se sembrarían, que no necesitasen mucho sol y que resistieran el frío directo.

“Además buscamos plantas con las que nos sintiéramos familiarizados o que tuviesen algún interés científico. Juntando estos criterios, escogimos el aloe vera cuyas propiedades farmacológicas son múltiples, dándole mucha versatilidad de usos. También escogimos el kalanchoe, una planta que está en boga en distintas comunidades, tanto científicas como de medicina natural-complementaria, por su potencial actividad anticancerígena. Además, sembramos semillas de caléndula y llantén.

El Presidente de CEMED precisa que entre los miembros del Centro de Estudiantes hay varias visiones de la medicina natural, pero  coinciden que “son formas válidas de medicina, que se complementan con la forma clínica-científica que estudiamos en la universidad. Creemos que en algunos casos es más conveniente optar por ellas, … en cambio, en otros casos es imposible no utilizar los conocimientos clínicos… dentro de muchas conversaciones que hemos tenido entre nosotros, hemos concluido que la forma más correcta y profunda de medicina  es la que contempla los distintos espectros del ser humano: la salud del cuerpo, de la mente, del espíritu, de la comunidad y del territorio”, concluyó Diego.

X