Nuevo Glosario Internacional de reproducción humana redefine el concepto de infertilidad

  • El material fue desarrollado por el  Dr. Fernando Zegers, director del  Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana, quien, para su realización, lideró a 25 especialistas y a 108 asesores de destacada trayectoria mundial.

283 términos y definiciones consensuados incorporó el recientemente publicado Nuevo Glosario Internacional en Infertilidad y Cuidado de la Fertilidad 2017, publicado por Elvisier y liderado por el Dr. Fernando Zegers, director del Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana (PREPRE) y Profesor Emérito de la Universidad Diego Portales, quien coordinó el trabajo de  25 expertos mundiales en el ámbito de la reproducción humana, más de 108 asesores y representantes de asociaciones médicas, científicas y de pacientes de distintos continentes, durante los tres años y medio que duró su elaboración.

Lo cierto, es que el Dr. Zegers ya tenía experiencia, porque las dos versiones anteriores, también fueron dirigidas por él. El primer glosario, que surgió para uniformar y equiparar los conceptos y procedimientos en torno a los Tratamientos de Reproducción Asistida (TRA) alrededor del mundo, desde la perspectiva médica y social, fue publicado por el Comité Internacional de Vigilancia de las Tecnologías de Reproducción Asistida (ICMART) en el año 2006, con 53 términos. Tres años más tarde, publicó con ICMART y la Organización Mundial de la Salud, una versión revisada y ampliada a 87 términos.

Pese a su experiencia, su tercera vez la define como una tarea gigantesca. “Yo me siento muy orgulloso de esto, porque lograr llegar a consenso internacional no es fácil. Es un trabajo gigante. Además, cuando comencé esto, Estados Unidos había iniciado un glosario y tuvieron que dejarlo de lado, lo mismo la Sociedad Europea. Ha sido un gran trabajo”.

Su gestión y el respaldo de la Organización Mundial de la Salud, de ICMART, y de las instituciones más poderosas del mundo que existen en la materia, la americana, la europea, la africana, la asiática, la latinoamericana, fueron más que suficientes para lograr su “gigante” cometido.

“El 2014, que fue el año en que comencé esta nueva iniciativa, muchos países, instituciones, organizaciones internacionales, solicitaron que hiciéramos un nuevo glosario y que incluyéramos un espectro más amplio de definiciones. Por eso que este glosario, es un glosario internacional de la infertilidad y del cuidado de la fertilidad. Así que cubre aspectos, no solamente clínicos, sino también, aspectos epidemiológicos, biológicos, embriológicos, andrológicos y de salud pública. Abarca prácticamente todo el espectro de los factores que se requieren considerar en temas de infertilidad y cuidado de la fertilidad”.

Pero esta no es su única diferencia con sus predecesores, ni tampoco la más importante. Lo que sí lo es, es su redefinición de infertilidad,  al reconocer que incapacidad para quedar embarazada no siempre resulta de una enfermedad, sino de un “deterioro de la función reproductiva que puede conducir a una discapacidad”, generando con ello una serie de consecuencias que  entre otras cosas, busca facilitar la equidad de acceso a los tratamientos de fertilidad.

“La nueva definición de infertilidad es muy compleja, es mucho más amplia, porque por primera vez la define como una enfermedad de personas y no de parejas y no especifica si las parejas deben ser heterosexuales o del mismo sexo, entonces deja abierta la puerta a que el acceso sea otorgado sin discriminación “, explica el Dr. Zegers.

Aclara que el nuevo glosario, al igual que en el anterior, ” define la infertilidad como una enfermedad, pero ahora además define la incapacidad de generar un embarazo como un impedimento funcional, es decir, como una forma de discapacidad. Un impedimento para cumplir una función vital, cual es reproducirse”.

Llegar a consenso de esta definición fue una de las más complejas, reconoce el académico, porque “hay muchas visiones de esto en el mundo”, pero precisamente éste fue  motivo que los llevó a realizar este glosario.

“El objetivo era llegar a consenso justamente en estos aspectos, porque el mundo está cambiando, la manera de expresarse la sociedad, de expresarse los derechos reproductivos en personas y en parejas del mismo sexo es una realidad en el mundo entero. Por eso, ahora no basta definir la infertilidad sino que se hace necesario orientar a quienes debieran tener acceso a intervenciones medicas”, asegura.

Sobre el apellido de esta versión, “Cuidado de la fertilidad”, el director del PREPRE aclara que tienen que ver con la prevención de la infertilidad, “con factores sociales, educacionales, que promuevan una vida sana, que eviten consecuencias negativas sobre la fertilidad de las personas”.

Al respecto, asegura que “en Chile estamos haciendo poco. Vemos decrecer la población y sin embargo, no estamos para nada favoreciendo los primeros hijos, que son los hijos que provienen de parejas infértiles”.

“Tiene que haber un cambio, desde la conciencia de la sociedad, de los ciudadanos y no por una razón geopolítica, si no como un derecho de los individuos a formar una familia, el derecho a hacer uso de la ciencia y la tecnología para fundar una familia”, expresa con enfático convencimiento, avalado por sus 40 años de dedicación a esta materia.

Sobre por dónde comenzar a saldar esta deuda, el Dr. Zegers indica que “debería comenzar, de una manera muy activa, en los consultorios de atención primaria y secundaria, con la educación y la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, evitando la obesidad, embarazos no deseados, los abortos, las enfermedadesx de transmisión sexual, etc. Que la gente sepa que la fertilidad va disminuyendo con la edad, que  si una persona quiere parir, tiene que intentar que sea más temprano que tarde”.

“No cabe ninguna duda de que estamos al debe en políticas públicas en fertilidad. No hay políticas públicas en fertilidad en este minuto. Mi trabajo precisamente es incentivar a que la haya”.

Es aquí donde estarán enfocados sus esfuerzos durante los próximos años, pero de eso, aún es pronto para hablar, finaliza el Dr. Zegers.

 

X