Testimonios: origen, presente y futuro de la Facultad de Medicina

  • Para conmemorar los 15 años de la creación de la Facultad de Medicina, se compartieron dos preguntas: ¿qué destaca en especial de estos primeros años de vida? y ¿cómo sueña los próximos 15 años? Aquí compartimos las respuestas de autoridades, docentes, estudiantes, egresados y funcionarios:

Destaco el cambio que ha experimentado la Escuela de Medicina en cuanto al aumento de los puntajes de ingreso, mejorando su rendimiento y lográndose una comunidad académica cohesionada. Asimismo, propio de una Facultad de Medicina en crecimiento, un hito importantísimo ha sido el desarrollo de los programas de especialidades médicas, contribuyendo de esta forma a la disminución de la brecha de especialistas del país.
Para los próximos 15 años, sueño con un campo clínico público prioritario y toda su red, en el que podamos capacitar, comprometer e identificar a todos los docentes con nuestro proyecto educativo”.
Dra. Patricia Muñoz Casas del Valle, decana Facultad de Medicina

“La Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales se ha hecho cargo de los tremendos cambios  que la medicina, la educación y la sociedad han experimentado los últimos años, y no tan solo desde la formación de pregrado sino también de postgrados, lo que es una evolución notable.
La Facultad ha estado en manos de una excelente Decana que ha cumplido con la aspiración de consolidar la Facultad, según las dinámicas de los tiempos actuales. No me cabe ninguna duda de que, en el futuro,  continuará aceptando el desafío que implica la explosión de nuevos conocimientos”.
Dr. Fernando Mönckeberg, decano Facultad de Medicina 2002-2009

“De nuestra Escuela de Medicina destaco los logros alcanzados, en un período relativamente corto de tiempo, con  la consolidación de un proyecto educativo, lo que se ve reflejado en la última acreditación de la carrera, por un período de 6 años.
Junto con avanzar en la adecuación de lo relativo al ámbito académico, el interés de este equipo directivo es lograr la sistematización y optimización de los procesos de gestión  y control del currículo, así como apoyar las actividades inherentes al ámbito educativo universitario, como son la investigación y vinculación con el medio.  De esta forma lograr posicionarnos como un referente de las escuelas de medicina a nivel nacional”.
Dra. Cristina Pool, directora Escuela de Medicina

Espero que el día de mañana, cuando alguien muy significativo para mí llegue a consultar a un servicio de salud, me pueda sentir segura, tranquila y confiada porque lo atenderá un egresado de Medicina UDP. No sólo espero en este profesional adecuados conocimientos y competencias médicas, sino que un trato empático, humano y con altos estándares éticos“.
Dra. Sofía Salas, Profesora Titular Facultad de Medicina

Destaco:La consolidación de un proyecto educativo con propósitos establecidos y para el cual se apostó desde un inicio a seguir las corrientes más actualizadas de Educación Médica. Nuestra Facultad se ha consolidado como un proyecto pluralista, con un fuerte sentido público, otorgándole a nuestros egresados un sello distintivo“.
Sueño con: “Ser un Facultad con un quehacer académico relacionada con la comunidad en la que se inserta, aportando al país a través de la formación de médicos comprometidos con su profesión, y que contribuyan al bienestar de la población”.
Dr. Camilo Torres, director de la Oficina de Educación Médica

Lo que más destaco de la Facultad en estos quince años, pues, ciertamente, la capacidad de titular médicos que tanta falta hacen al país, por lo que pienso que la gran celebración debe ser cuando se superen los mil egresados. Por otro lado, destaco la formación y compromiso de profesores con quienes trabajo y con quienes me relaciono en la Facultad directamente, al punto de conocerlos lo suficiente como para opinar de este modo. A esas cualidades se debe sumar algo que no se compra y que sólo viene con el tiempo: la experiencia. La experiencia en cada una de las dimensiones del quehacer docente. Quiero decir que son muchos años, de parte de algunos equipos docentes, innovando y perfeccionando actividades, desarrollando empatía y habilidades comunicacionales, todo lo que ya se quisieran en otros lados (así es que trátenlos bien jaja).  También me gusta que con el tiempo ha sido cada vez más absurda, y ahora lo es completamente, la diferenciación que pudiese hacerse de la condición de nuestros alumnos con respecto a los de cualquier universidad tradicional: nuestros alumnos ingresan por el DEMRE, pueden optar a gratuidad, destacan en los exámenes del EUNACOM y ganan concursos de becas de especialidad. 

En cuanto a mis sueños para los próximos quince años de la Facultad, quisiera que progresara aún más en la formación de especialistas, que identificara problemas de salud en el país, con la capacidad de abordarlos en proyectos a largo plazo, que su identidad fuese tan marcada y reconocida que ni siquiera  importaran esos indicadores actuales que desvirtúan la esencia de las actividades académicas en todo el país, que la oportunidades de aproximarse al arte fuesen cotidianas, naturales y expeditas, que la carrera académica fuese extensiva a todos los académicos, que no hubiese diversas modalidades de contratación, pues todos necesitan reconocimiento, seguridad y estabilidad para ejercer su potencial, y en esto último incluyo a todo aquel que se desempeña laboralmente, sin importar su quehacer. Podría seguir, diciéndoles que sueño con que se cree una facultad de ciencias que se articule en proyectos con la facultad de medicina, con un centro de investigación con una masa crítica adecuada, con alumnos de postgrados… ¿Es demasiado…? A fin de cuentas, medicina es una carrera integral, y hay más currículum definido afuera de la sala de clases que adentro.”
Dino G. Salinas, docente Ciencias Básicas y jefe del Laboratorio de Biofísica y Biología Teórica

Hoy, al mirar hacia atrás, se aprecia con gran satisfacción  el enorme avance y crecimiento que ha experimentado la Facultad de Medicina durante estos 15 años de arduo y comprometido trabajo.  Como todo comienzo, la incertidumbre de iniciar un nuevo y desconocido desafío inundaba nuestras mentes, aunar nuestros esfuerzos por lograr que este sueño se consolidara era nuestro principal objetivo.  Anhelo que se fortaleció con la primera generación de egresados de la carrera de Medicina en el año 2008 y su incorporación al mundo laboral, comprobando la formación sólida,  que la Facultad instó en cada uno de ellos,  y de compromiso con las necesidades que el país presenta en campo de la salud. 
Relevante es destacar,  la Acreditación de 6 años de la carrera de Medicina, situándola entre las principales Escuelas de Medicina del país, asimismo el prestigio alcanzado la  posiciona en el 9° lugar a nivel nacional  según el ranking del 2016 de América Economía. 
Sumamente importante mencionar, es el crecimiento que se ha experimentado en el área de Postgrado, contribuyendo con la formación de especialistas médicos que el país requiere; en la actualidad mantiene el desarrollo de 8 programas de especialidades médicas.
En lo personal, me complace haber sido testigo y parte del camino recorrido, comprobando que todo el esfuerzo, trabajo y dedicación ha sido fructífero y efectivo en el crecimiento de esta Facultad”.

“Proyectarse a futuro es difícil y ambicioso, pues no se cuenta con la certeza de si seremos parte de él, pero confió que como equipo se siga manteniendo la voluntad colectiva de trabajar con un enfoque de calidad en un ambiente colaborativo, priorizando día a día el compromiso y esfuerzo personal demostrado durante todos estos años, contribuyendo al crecimiento de la Facultad, ubicándola en un sitial de prestigio académico reconocido en el ámbito de la educación superior”.
Soraya Flores, secretaria de Decanato

Como casi todos las cosas importantes en la vida, ha sido difícil formar una Escuela de Medicina. Es un proceso que constantemente presenta desafíos y requiere buscar caminos de solución para seguir avanzando, con la misión de que estos jóvenes diversos y maravillosos, egresen después de siete años como médicos, con su propia mirada, a ser parte de un país que ofrezca una mejor salud para la población.
Sueño con: un equipo de profesores y autoridades estable que nos permita planificar e ir mejorando cada vez en base a la experiencia; un campo clínico en Santiago para los internados que se realizan en Rancagua para constituir un equipo coordinado de docentes; y seguir encontrando ex alumnos, trabajando en distintos lugares de Chile, alegres y que guardan un buen recuerdo de la Escuela de la UDP”.
Dra. Soledad Tagle, Salud del Niño – 5° Medicina

“…dentro de las motivaciones que gatillaron  incorporarme a esta Universidad y específicamente a esta Facultad, fue el espíritu innovador que reconocí, la amplitud de mirada que incorpora en sus lineamientos, la flexibilidad, preparación y carisma de sus personas y sobre todo el ambiente facilitador  para el desarrollo de sus académicos. Ya en terreno en las actividades, siento que no me equivoqué. Estoy satisfecha con el ambiente y la organización, me gusta ser parte de esta Facultad y de la Escuela de Medicina”.
“Sueño con que la Facultad siga desarrollando sus diferentes áreas, quisiera que haya mayor investigación, que nos defina como centro formador y pionero de nuevos hallazgos en educación y sobre todo de aporte para nuestro país. Que los estudiantes sean parte del cambio y que se comprometan con esta casa de estudios, probablemente la facultad debe ampliar los ámbitos para afianzar el sentido de pertenencia. Que haya trabajo en equipo y que nos conozcamos entre las diferentes escuelas, y por último que se siga invirtiendo en el desarrollo del talento humano”.

Dra. Patricia Vargas, Médica de Familia. Ser Humano Normal I – 3° Medicina

Destaco: La formación de equipos estables de trabajo y  docentes comprometidos por la misión de la Escuela… Quisiera mejorar la comunicación transversal entre los distintos niveles de formación de pre grado, sobre todo pre licenciatura con internado“.
Dra. Alejandra Vargas – Salud del Niño – 5° Medicina

“Destaco una Escuela pluralista e integradora y un trabajo constante, avanzando a la excelencia.
Me gustaría, con el tiempo, un proyecto afianzado tanto en pre como postgrado, con mayor relación con la comunidad, tanto general como científica, siendo una escuela que responde a las necesidades de la salud pública, impregnando de valores y no solo conocimientos”.
Dr. Michael Casson M – Egresado Primera generación de médicos

“Yo destaco en estos 15 años, el gran trabajo en equipo de la Facultad de Medicina. Mi sueño sería que toda la Facultad de Medicina, funcionara en un solo lugar”.
Gastón Díaz, auxiliar.

Nosotros creemos que es importante destacar la constancia en el valor de formar profesionales integrales y humanos, es el sello de la universidad y queremos seguir mejorando manteniendo estos valores que nos identifican. También recalcamos el compromiso de la comunidad y los docentes con el progreso  y avance de nuestra escuela, cuando, aun no estando las condiciones físicas y materiales, se esfuerzan día a día en hacer de nuestra educación lo mejor posible.
Esperamos que en 15 años más un médico de la UDP tenga su propio sello y sea reconocido como tal. Creemos que es anhelo de todos tener una escuela de medicina con diversos campos clínicos, un equipo docente afiatado, un alumnado más comprometido con más oportunidades de desarrollo académico y  personal dentro de la misma Universidad”.
CEMED 2017-2018

“De estos primero 15 años, destaco que la Escuela ha sabido mantener su identidad, integrando a sus alumnos a todas los planos posibles de realidad, tanto social como laboralmente. Te entrega herramientas transversales para enfrentar cualquier situación de forma íntegra como un profesional completo.  Para los próximos 15 años: (sueño) “Que sea reconocido como una facultad de Medicina ejemplar en toda su formación, con un centro de simulación clínica referente a nivel nacional y un alumnado comprometido con la salud del país”.
Dr. Leopoldo Peñaloza B. Egresado Medicina UDP y docente de Simulación Clínica.

X